Dieta de la alcachofa

Hablar de dieta es algo que se ha vuelto una tendencia fuerte, ya que las dietas son cada vez más usadas y son cada vez más altos el número de personas que consiguen ponerlas en práctica, las dietas son muy importantes para llegar a tener una mejor salud y lograr bajar de peso y obtener un mejor aspecto físico, esto ayuda a que las personas se sientan más seguras en sí mismas y logran un alto y mejor autoestima, esto les ayuda tanto como en su vida laboral ya que le permite ser mucho más exitosos y sobresalir en su trabajo, como también les ayuda en su vida amorosa y en su vida social, aquella persona que desee realizar alguna dieta debe tener en cuenta que es muy necesario que antes de hacer la misma se debe consultar primero al médico que sea estudiado en nutrición, que ese mismo le hará los estudios para determinar si está en condiciones para realizar dicha dieta y darle los parámetros para llevar un óptimo proceso de la misma.

La alcachofa es un verdura que tiene un gran efecto como diurético, lo que consigue darle al cuerpo un beneficio muy importante que es el de limpiar y depurar el organismos de residuos y desechos, actúa como una potente influencia para lograr bajar de peso por el hecho que esta contiene un bajo nivel calórico.

Es importante saber que toda dieta debe estar equilibrada con una buena y adecuada hidratación, ya que esta ayudara en gran manera a reducir y quemar la grasa, haciendo notable el bajar de peso, se tiene que tomar por lo menos de 2 a  3 litros de agua diarios y este mismo también se va determinar de acuerdo con el desgaste físico que pueda llegar a tener una persona en su día a día.

Se puede llevar a cabo un menú de tres días para cumplir esta dieta de la alcachofa de la siguiente manera:

Día 1
En el desayuno, una fruta de su elección.
A mitad de mañana, gelatina baja en grasa.
En el almuerzo, un plato de arroz integral con alcachofas.
A mitad de la tarde, una fruta de su gusto.
En la cena, plato de alcachofas con requesón.

Día 2
En el desayuno, dos frutas de su elección.
A mitad de la mañana, un yogurt desnatado.
En el almuerzo, un plato de ensalada de tomate con alcachofas y requesón.
A mitad de la tarde, una fruta de su preferencia.
En la cena, plato de alcachofas rellenas con jamón de pavo.

Día 3
En el desayuno, dos frutas de su elección.
A mitad de la mañana, vaso de jugo de naranja.
En el almuerzo, un plato de alcachofas asadas con papas.
A mitad de la tarde, una fruta de su gusto.
En la cena, un plato de alcachofas acompañada de crema de acelgas.

Es muy necesario saber que esta dieta no se debe prolongar en el tiempo, pero si es posible incluir de forma normal la alcachofa a las comidas dirías siempre y cuanto las mismas sean sanas y saludables.