Dieta del garbanzo crudo

Si bien permitirse realizar algún tipo de dieta ya viene siendo una tarea muy fácil y sencilla de llevar a cabo, ya que en la actualidad son muchas las cantidades de dietas que se pueden encontrar y las mismas suelen ser muy fácil y sencillas de poner en práctica, el fin primordial que tienen la mayoría de las dietas es el de adelgazar por lo que son también cada vez más usadas ya que es grande la demanda de la personas que buscan bajar de peso. Es indicado que antes de realizar el proceso de hacer cualquier dieta, se consulte primeramente a un médico dietista que sea el que le realice los estudios para llegar a saber si el organismo de la persona está en óptimas condiciones para llevar a cabo la misma y también para indicarle cual sería la dieta más adecuada según su estado de salud.

Los garbanzos suelen ser una legumbre con alto contenido de proteína natural y vitamina lo que los hace indicados para llevar una dieta muy saludable y que será muy beneficiosa para el organismo.

Esta legumbres se puede incluir en las comidas diarias de muchas formas ya sea en sopas, cremas, pates o simplemente enteros, para que estos puedan ser consumidos de la mejor forma es primordial que se pongan a germinar y se puede hacer de la siguiente manera: en un bol se agrega una cierta cantidad de garbanzos ya limpios y se les agrega una buena cantidad de agua que logre cubrirlos bien y se dejan remojar por el tiempo de doce horas, preferiblemente que sea en la noche, luego al día siguientes los escurres en un colador y ahí los dejas y los vas regando como mínimo tres veces al día y si se dejan cerca de una ventana aún mejor, notaras que ya están germinados por que suelen crecer de tamaño y soltar como especie de una raíz y al estar así ya están listos.

Un menú que se puede realizar en el transcurso de un día es el siguiente:

En el desayuno, rebanas de pan integral con garbanzos enteros con poca sal y un vaso de jugo.

En el almuerzo, un plato de sopa de garbanzos y una pechuga de pollo a la plancha con ensalada de vegetales.

En la cena, un plato de crema de garbanzos y una fruta que sea de su gusto pero baja en azúcar.

Este menú puede variar entre comida y se debe llevar a cabo por lo menos por una semana y luego si se pueden incluir más proteínas pero siempre de forma saludable y el garbanzo siempre es un buen acompañante para las comidas diarias.